Cáncer de Cólon y Recto

más sobre

Patologías relacionadas

Solicita cita

Puedes solicitar cita a pulsando en el siguiente botón

llamando al siguiente número de teléfono

o envíanos un mensaje mediante el siguiente formulario

¿Qué es el cáncer de colon y recto?

El colon es la parte final del tubo digestivo. El cáncer de colon suele afectar a los adultos mayores, aunque puede ocurrir a cualquier edad. Por lo general, el cáncer de colon comienza sobre unas lesiones benignas (no cancerosas) que se forman en el interior del colon llamados pólipos. Con el tiempo, algunos de estos pólipos pueden convertirse en cáncer de colon.

Los pólipos pueden ser pequeños y generar pocos síntomas o ningún síntoma. Por este motivo, se recomiendan pruebas de detección regulares, como la colonoscopia,  para ayudar a prevenir el cáncer de colon mediante la identificación y extirpación de pólipos antes de que se conviertan en cáncer.

El cáncer de colon a veces se denomina cáncer colorrectal, que es un término que combina el cáncer de colon y el cáncer rectal, que se localiza en el recto.

¿Qué síntomas provoca?

Entre los signos y síntomas del cáncer de colon se incluyen los siguientes:

  • Un cambio persistente en tus hábitos intestinales, incluidos diarrea o estreñimiento, o un cambio en la consistencia de tus heces.
  • Sangrado rectal o sangre en las heces.
  • Molestia abdominal persistente, como retortijones, gases o dolor.
  • Una sensación de que el intestino no se vacía por completo cuando vas al baño.
  • Cansancio o fatiga.
  • Pérdida de peso sin intencionalidad.

Muchas personas con cáncer de colon no experimentan síntomas en las primeras etapas de la enfermedad. Cuando aparecen los síntomas, es probable que varíen, según el tamaño del cáncer y de su ubicación en el intestino grueso.

¿Cómo se diagnostica?

Examen para la detección del cáncer de colon

Los médicos recomiendan ciertas pruebas de detección para personas sanas sin signos ni síntomas con el fin de buscar signos de cáncer de colon o pólipos de colon no cancerosos. Detectar el cáncer de colon en su etapa más temprana proporciona la mayor posibilidad de curación. Se ha demostrado que las pruebas de detección reducen el riesgo de morir de cáncer de colon.

Los médicos recomiendan que las personas comiencen a hacerse pruebas de detección de cáncer de colon alrededor de los 50 años. Pero las personas con un mayor riesgo, como las que tienen antecedentes familiares de cáncer de colon, deben considerar hacerse la prueba de detección antes. Existen varias pruebas para esta evaluación, cada una con sus propias ventajas y desventajas.

Diagnóstico del cáncer de colon

Si tus signos y síntomas indican que podrías tener cáncer de colon, el médico puede recomendarte una o más pruebas y procedimientos:

  • Se utiliza un tubo largo, flexible y delgado conectado a una cámara de video y un monitor para examinar todo el colon y el recto. Si se encuentran áreas sospechosas, el médico puede pasar instrumentos quirúrgicos a través del tubo para tomar muestras de tejido (biopsias) para analizarlas y extirpar pólipos.
  • Análisis de sangre.Ningún análisis de sangre puede determinar si tienes cáncer de colon. Sin embargo, el médico puede realizarte análisis de sangre para buscar indicios acerca de tu salud en general, análisis de la existencia de anemia, infección, alteración de la función renal y hepática. También se puede determinar en sangre la presencia de una sustancia química que algunas veces se produce con el cáncer de colon: es el marcador tumoral denominado antígeno carcinoembrionario (CEA, siglas en inglés). Una elevación de CEA no implica siempre la existencia de un cáncer de colon. Su medición es particularmente útil para ver la respuesta al tratamiento.
  • Tomografía computarizada de abdomen, pelvis y tórax. El principal sentido de estas pruebas es determinar la extensión del cáncer más allá del colon. La clasificación de la etapa ayuda a determinar qué tratamientos son los más apropiados para ti.
  • Resonancia magnética de la pelvis.Esta exploración está indicada para el cáncer de recto. Proporciona una imagen detallada de los músculos, órganos y otros tejidos que rodean un tumor en el recto. Una resonancia magnética también muestra los ganglios linfáticos cerca del recto y diferentes capas de tejido de la pared rectal así como los músculos y órganos que rodean al cáncer.

En muchos casos, es posible que la etapa del cáncer no se determine completamente hasta después de la cirugía de cáncer de colon. Las etapas del cáncer de colon se indican mediante números romanos que van del 0 al IV. En las etapas más bajas, el cáncer se limita al revestimiento del interior del colon. Cuando alcanza la etapa IV, el cáncer se considera avanzado y se ha diseminado (ha hecho metástasis) a otras áreas del cuerpo.

¿Qué opciones de tratamiento existen para el cáncer de colon?

La elección del mejor de tratamiento para ti depende de tu situación particular, incluidas la localización y la etapa del cáncer sin olvidar otros problemas de salud que presentes. El tratamiento del cáncer de colon, por lo general, implica cirugía para extirpar el cáncer. También se pueden recomendar otros tratamientos, como radioterapia y quimioterapia.

Cirugía para cáncer de colon en etapa temprana

Si tu cáncer de colon es muy pequeño, el médico puede recomendar un enfoque mínimamente invasivo para la cirugía, p. ej.:

  • Extirpación de pólipos durante una colonoscopia (polipectomía).Si tu cáncer es pequeño, localizado, completamente contenido dentro de un pólipo y en una etapa muy temprana, el médico podría extirparlo por completo durante una colonoscopia.
  • Resección endoscópica de mucosa.Los pólipos más grandes se pueden extirpar durante la colonoscopia utilizando herramientas especiales para extirpar el pólipo y una pequeña cantidad del revestimiento interno del colon en un procedimiento llamado resección endoscópica de mucosa.

Cirugía para cáncer de colon en etapa intermedia

Si el cáncer afectó capas más profundas del colon, el cirujano puede recomendarte lo siguiente:

  • Colectomía parcial.En este procedimiento, el cirujano extrae la parte del colon que contiene el cáncer, junto con un margen de tejido normal a cada lado del tumor. En general, el cirujano puede volver a conectar las partes saludables del colon o el recto. Con frecuencia, este procedimiento se puede realizar con cirugía laparoscópica (cirugía mínimamente invasiva).  En este procedimiento, el cirujano realiza la operación a través de varias incisiones pequeñas en la pared abdominal, insertando instrumentos con cámaras conectadas que muestran el colon en un monitor.
  • Extirpación de los ganglios linfáticos.En general, en la cirugía para tratar el cáncer de colon, también se extraen los ganglios linfáticos cercanos y se los analiza en busca de cáncer.
  • Cirugía para crear una vía para eliminar los excrementos del cuerpo.Si no se pueden volver a conectar las partes saludables del colon, es posible que necesites una ostomía. Este procedimiento implica crear una abertura en la pared del abdomen, desde una parte del intestino restante, para la eliminación de heces en una bolsa que se ajusta de forma segura sobre la abertura.

A veces, la ostomía se realiza solo de forma temporal, lo que le da tiempo al colon o al recto para sanar después de la cirugía. Sin embargo, en algunos casos, lo colostomía puede ser permanente.

Cirugía para cáncer de colon avanzado

Si el cáncer que padeces está muy avanzado o tu salud general es muy mala, el cirujano puede recomendarte una operación para aliviar una obstrucción del colon u otras afecciones con el fin de que tus síntomas mejoren. Esta cirugía no se hace para curar el cáncer, sino para aliviar los signos y síntomas, como una obstrucción, sangrado o dolor.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. La quimioterapia para el cáncer de colon generalmente se administra después de la cirugía si el cáncer es de gran extensión o se ha diseminado a los ganglios linfáticos. De esta manera, la quimioterapia puede matar cualquier célula cancerosa que permanezca en el cuerpo y ayudar a reducir el riesgo de recurrencia del cáncer.

Asimismo, la quimioterapia se podría usar antes de una operación para reducir un cáncer de gran extensión, de modo que sea más fácil de extirpar con cirugía.

La quimioterapia también se puede usar para aliviar los síntomas del cáncer de colon que no se puede extirpar con cirugía o que se ha diseminado a otras partes del cuerpo. En ocasiones, se combina con radioterapia.

Radioterapia

La radioterapia utiliza fuentes de energía poderosas, como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas. Cuando la cirugía no es una opción, se puede usar radioterapia para aliviar los síntomas, como el dolor. Algunas veces, la radiación se combina con quimioterapia.

Medicamentos de terapia dirigida

Los tratamientos con medicamentos con diana específica se enfocan en anomalías específicas presentes dentro de las células cancerosas. Al bloquear estas anomalías, los tratamientos con medicamentos con diana específica pueden producir la muerte de las células cancerosas. Los medicamentos con diana específica generalmente se combinan con quimioterapia.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tratamiento farmacológico que utiliza tu sistema inmunitario para combatir el cáncer. Es posible que el sistema inmunitario de su cuerpo que combate la enfermedad no ataque el cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que impiden que las células del sistema inmunitario reconozcan a las células cancerosas.  La inmunoterapia generalmente se reserva para el cáncer de colon avanzado. El médico podría pedirte que te hagan pruebas para determinar si es probable que las células cancerosas respondan a este tratamiento.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos consisten en atención médica especializada que se centra en proporcionar alivio del dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan junto a ti, tu familia y el resto de tus médicos a fin de proporcionar un nivel de apoyo adicional que complemente la atención continua que recibes. Los cuidados paliativos pueden utilizarse mientras recibes otros tratamientos agresivos, tales como cirugía, quimioterapia o radioterapia. Los equipos de cuidados paliativos buscan mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y la de sus familias. Esta forma de atención se ofrece junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que puedas estar recibiendo.

¿Qué opciones de tratamiento existen para el cáncer de recto?

La elección del mejor de tratamiento para ti depende de tu situación particular, incluidas la localización y la etapa del cáncer sin olvidar otros problemas de salud que presentes.

El tratamiento del cáncer del recto suele consistir en una combinación de terapias. Cuando es posible, se utiliza la cirugía para quitar las células cancerosas. Se pueden utilizar otros tratamientos, como la quimioterapia y la radioterapia, después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado y reducir el riesgo de que el cáncer reaparezca. Si el cáncer no se pueda extirpar completamente sin dañar órganos cercanos, el médico puede recomendarte una combinación de quimioterapia y radioterapia como tu tratamiento inicial. Estos tratamientos combinados pueden reducir el cáncer y facilitar la extirpación durante una operación.

Cirugía

Las operaciones utilizadas para tratar el cáncer del recto incluyen las siguientes:

  • Extirpar cánceres muy pequeños del interior del recto.

Los cánceres del recto muy pequeños pueden extraerse utilizando un colonoscopio u otro tipo de endoscopio especializado que se inserta a través del ano (escisión local transanal). Se pueden pasar herramientas quirúrgicas a través del microscopio para eliminar el cáncer y parte del tejido sano a su alrededor.

Si mediante el análisis al microscopio de la zona extirpada se determina que las células cancerosas son agresivas o que tienen más probabilidades de diseminarse a los ganglios linfáticos, tu médico puede recomendar una cirugía adicional.

  • Extirpar todo o parte del recto.

Si el cáncer afecta la parte superior del recto, esa parte del recto se extirpa y luego el colon se conecta con el resto del recto (anastomosis colorrectal). Se puede extirpar todo el recto si el cáncer está localizado en la parte inferior. El colon se une al ano (anastomosis coloanal). También se extirpan el tejido y los ganglios linfáticos cercanos. Este procedimiento preserva el ano para que los desechos puedan salir del cuerpo normalmente.

  • Extirpar el recto y el ano.

En el caso de los cánceres del recto que se localizan cerca del ano, puede que no sea posible extirpar completamente el cáncer sin dañar los músculos que controlan las deposiciones. En estas situaciones, los cirujanos pueden recomendar una operación llamada resección abdominoperineal para extirpar el recto, el ano y parte del colon, así como los tejidos y los ganglios linfáticos cercanos. El cirujano crea una abertura en el abdomen y une el colon restante (colostomía). Los desechos salen de tu cuerpo por la abertura y se acumulan en una bolsa que se adhiere a tu abdomen.

Combinación de quimioterapia y radioterapia

La combinación de quimioterapia y radioterapia (quimiorradioterapia) hace que las células cancerosas sean más vulnerables a la radiación. Esta combinación se suele utilizar para los cánceres del recto más extendidos y los que tienen un mayor riesgo de reaparecer tras  la cirugía.

Se puede recomendar la quimiorradioterapia en los siguientes casos:

  • Antes de la cirugía.La quimiorradioterapia puede ayudar a reducir el cáncer lo suficiente como para hacer posible una cirugía menos invasiva. El tratamiento combinado puede aumentar la posibilidad de que la operación deje la zona anal intacta para que los desechos puedan salir del cuerpo normalmente después de la cirugía.
  • Después de la cirugía.Si la cirugía fue tu primer tratamiento, el médico puede recomendarte la quimiorradioterapia posteriormente si hay un mayor riesgo de que el cáncer reaparezca.
  • Como tratamiento primario.Tu médico puede recomendar la quimiorradioterapia para controlar el crecimiento del cáncer si tu cáncer del recto está avanzado o si la cirugía no es una opción.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. De esta manera, la quimioterapia puede matar cualquier célula cancerosa que permanezca en el cuerpo y ayudar a reducir el riesgo de recurrencia del cáncer. La quimioterapia también se puede usar para aliviar los síntomas del cáncer de recto que no se puede extirpar con cirugía o que se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Radioterapia

La radioterapia utiliza fuentes de energía poderosas, como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas. Cuando la cirugía no es una opción, se puede usar radioterapia para aliviar los síntomas, como el dolor.

Medicamentos de terapia dirigida

Los tratamientos con medicamentos con diana específica se enfocan en anomalías específicas presentes dentro de las células cancerosas. Al bloquear estas anomalías, los tratamientos con medicamentos con diana específica pueden producir la muerte de las células cancerosas. Los medicamentos con diana específica generalmente se combinan con quimioterapia.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tratamiento farmacológico que utiliza tu sistema inmunitario para combatir el cáncer. Es posible que el sistema inmunitario de su cuerpo que combate la enfermedad no ataque el cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que impiden que las células del sistema inmunitario reconozcan a las células cancerosas.  La inmunoterapia generalmente se reserva para el cáncer de colon avanzado. El médico podría pedirte que te hagan pruebas para determinar si es probable que las células cancerosas respondan a este tratamiento.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos se centran en proporcionar alivio del dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan contigo, con tu familia y con tus otros médicos para brindar un apoyo adicional que complementa tu atención en curso.

Un equipo de médicos, enfermeros y otros profesionales debidamente preparados se encarga de proporcionar los cuidados paliativos. Los equipos de atención paliativa tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y de sus familiares. Este tipo de atención médica se brinda junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que puedas estar recibiendo.

Ir arriba
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda o solicitar una cita?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?