Cáncer de Páncreas

más sobre

Patologías relacionadas

Solicita cita

Puedes solicitar cita a pulsando en el siguiente botón

llamando al siguiente número de teléfono

o envíanos un mensaje mediante el siguiente formulario

¿Qué es el cáncer de páncreas?

El páncreas es un órgano que se encuentra detrás de la parte inferior del estómago. El páncreas produce hormonas, incluida la insulina, para ayudar a que el cuerpo procese el azúcar de los alimentos que consume. También produce jugos digestivos para ayudar al cuerpo a digerir los alimentos y absorber los nutrientes.

Se pueden presentar varios tipos de tumores en el páncreas, incluidos tumores malignos y no malignos. El tipo más común de cáncer que se forma en el páncreas comienza en las células que recubren los conductos que transportan las enzimas digestivas fuera del páncreas (adenocarcinoma ductal pancreático).

¿Qué síntomas provoca?

Los signos y síntomas del cáncer de páncreas en general no se presentan hasta que la enfermedad está avanzada. Pueden incluir:

  • Dolor abdominal que se irradia hacia la espalda.
  • Pérdida de apetito o pérdida de peso involuntaria.
  • Color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos.
  • Heces de color claro.
  • Orina de color oscuro.
  • Picor en la piel.
  • Diagnóstico reciente de diabetes o diabetes existente que se vuelve más difícil de controlar.
  • Coágulos sanguíneos.
  • Fatiga o cansancio.

Complicaciones

A medida que el cáncer de páncreas evoluciona, puede causar complicaciones como las siguientes:

  • Pérdida de peso.Varios factores pueden causar pérdida de peso en personas con cáncer de páncreas. La pérdida de peso puede ocurrir a medida que el cáncer consume la energía del cuerpo. Las náuseas y los vómitos causados por los tratamientos contra el cáncer o por un tumor que presiona el estómago pueden dificultar la ingesta de alimentos. O tu cuerpo puede tener dificultades para procesar los nutrientes de los alimentos porque el páncreas no está produciendo suficientes jugos digestivos.
  • El cáncer de páncreas que bloquea el conducto biliar del hígado puede causar ictericia. Los signos incluyen piel y ojos amarillos, orina de color oscuro y heces fecales de color pálido. La ictericia generalmente ocurre sin dolor abdominal.

El médico puede recomendar que se coloque un tubo plástico o metálico (prótesis) dentro del conducto biliar para mantenerlo abierto. Esto se hace con la ayuda de un procedimiento llamado colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). Se pasa un endoscopio a través de la garganta, el estómago y la parte superior del intestino delgado. Luego, se inyecta una sustancia de contraste en los conductos pancreáticos y biliares a través de un pequeño tubo hueco (sonda) que se pasa a través del endoscopio. Finalmente, se toman imágenes de los conductos.

  • Un tumor en crecimiento puede presionar los nervios del abdomen, y causar dolor que puede llegar a ser intenso. Los analgésicos pueden ayudarte a sentirte más cómodo. Los tratamientos, como la radiación y la quimioterapia, podrían ayudar a retardar el crecimiento del tumor y proporcionar algún alivio del dolor.

En casos graves, el médico puede recomendar un procedimiento para inyectar alcohol en los nervios que controlan el dolor en el abdomen (bloqueo del plexo celíaco). Este procedimiento impide que los nervios envíen señales de dolor al cerebro.

  • Obstrucción intestinal.El cáncer de páncreas que crece o presiona la primera parte del intestino delgado (duodeno) puede bloquear el flujo de alimentos digeridos desde el estómago hacia los intestinos. El médico puede recomendar que se coloque un tubo (prótesis) en el intestino delgado para mantenerlo abierto. En algunas situaciones, puede ser útil someterse a una cirugía para colocar una sonda nasogástrica temporal o para fijar tu estómago a un punto más bajo en tus intestinos que no esté bloqueado por el cáncer.

¿Cómo se diagnostica?

Si tu médico sospecha de cáncer de páncreas, es posible que te someta a una o más de las siguientes pruebas:

  • Pruebas de imágenes radiológicas.Estas pruebas ayudan a los médicos a visualizar los órganos internos, incluido el páncreas. Las técnicas más utilizadas para diagnosticar el cáncer de páncreas incluyen la tomografía computarizada (TC), resonancia magnética (RM) y, algunas veces, tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés).
  • Uso de un endoscopio para obtener imágenes ecográficas del páncreas.En una ecografía endoscópica (USE) se utiliza un dispositivo de ecografía para tomar imágenes del páncreas desde el interior del abdomen. El dispositivo se pasa a través de un tubo delgado y flexible (endoscopio) por el esófago hasta el estómago para obtener las imágenes.
  • Extracción de una muestra de tejido para su análisis (biopsia).Una biopsia es un procedimiento para extraer una pequeña muestra de tejido con el objetivo de examinarla con un microscopio. Generalmente, el tejido se obtiene durante una ecografía endoscópica mediante instrumentos especiales que se guían a través del endoscopio. Con menos frecuencia, se obtiene una muestra de tejido del páncreas mediante la inserción de una aguja a través de la piel y dentro del páncreas (aspiración con aguja fina). No es imprescindible disponer de ella para indicar cirugía.
  • Análisis de sangre.El médico puede analizar tu sangre en busca de marcadores tumorales secretadas por las células cancerosas del páncreas. Una prueba de marcadores tumorales utilizada en el cáncer de páncreas se llama Ca19.9. Puede ser útil para comprender cómo responde el cáncer al tratamiento. No todos los cánceres de páncreas no tienen niveles elevados de Ca 19.9, lo que le resta utilidad a la prueba.

¿Qué opciones de tratamiento existen?

El tratamiento del cáncer de páncreas depende de la fase y de la ubicación del cáncer, así como de tu salud en general y de tus preferencias personales. Para la mayoría de las personas, el primer objetivo del tratamiento del cáncer de páncreas es eliminar el cáncer, cuando sea posible. Cuando esa no es una opción, el enfoque puede ser mejorar tu calidad de vida y limitar que el cáncer crezca o cause más daño.

El tratamiento puede incluir cirugía, radiación, quimioterapia o una combinación de estas. Cuando el cáncer de páncreas está avanzado y es poco probable que estos tratamientos ofrezcan un beneficio, tu médico se concentrará en el alivio de los síntomas (atención paliativa) para mantenerte lo más cómodo posible durante el mayor tiempo posible.

Cirugía

Las operaciones que se usan en personas con cáncer de páncreas incluyen:

  • Cirugía de tumores en la cabeza pancreática.Si tu cáncer está localizado en la cabeza del páncreas, puede realizarse una operación llamada procedimiento de Whipple (duodenopancreatectomía cefálica). Es una operación técnicamente difícil para extirpar la cabeza del páncreas, la primera parte del intestino delgado (duodeno), la vesícula biliar, parte del conducto biliar y los ganglios linfáticos cercanos. En algunas situaciones, también se puede extirpar parte del estómago y el colon. El cirujano vuelve a conectar las partes restantes del páncreas, el estómago y los intestinos para permitirte digerir los alimentos.
  • Cirugía de tumores en el cuerpo y la cola del páncreas.La cirugía para extirpar el lado izquierdo (cuerpo y cola) del páncreas se denomina pancreatectomía corporocaudal. Es posible que el cirujano también necesite extirpar el bazo.
  • Cirugía para extirpar todo el páncreas.En algunas personas, es posible que sea necesario extirpar todo el páncreas. Esto se denomina pancreatectomía total. Puedes vivir relativamente normal sin páncreas, pero necesitas insulina para control de la glucosa en sangre y reemplazo de enzimas digestivas de por vida.
  • Cirugía para tumores que afectan los vasos sanguíneos cercanos.Muchas personas con cáncer de páncreas avanzado no se consideran candidatos para el procedimiento de Whipple u otras cirugías pancreáticas si sus tumores afectan vasos sanguíneos cercanos. En centros médicos altamente especializados y experimentados, los cirujanos pueden ofrecer operaciones de cirugía pancreática que incluyen la extracción y reconstrucción de los vasos sanguíneos implicados.

Cada una de estas cirugías conlleva  riesgo de sangrado e infección. Después de la cirugía, algunas personas experimentan náuseas y vómitos si el estómago tiene dificultad para vaciarse (retraso en el vaciado gástrico). Después de cualquiera de estos procedimientos, la recuperación será larga. Pasarás varios días en el hospital y luego te recuperará durante varias semanas en casa.

Investigaciones exhaustivas muestran que la cirugía de cáncer de páncreas tiende a causar menos complicaciones cuando la realizan cirujanos altamente experimentados en centros que realizan muchas de estas operaciones.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. Estos medicamentos se pueden inyectar en una vena o tomar por vía oral. Puedes recibir un medicamento de quimioterapia o una combinación de ellos.

La quimioterapia también se puede combinar con radioterapia (quimiorradiación). La quimiorradiación se usa generalmente para tratar el cáncer que no se ha diseminado más allá del páncreas a otros órganos. En centros médicos especializados, esta combinación se puede utilizar antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor. Algunas veces se utiliza después de la cirugía para reducir el riesgo de que el cáncer de páncreas pueda reaparecer.

En las personas con cáncer de páncreas avanzado y cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo, la quimioterapia se puede utilizar para controlar la evolución del cáncer, aliviar los síntomas y prolongar la supervivencia.

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Puedes recibir tratamientos de radiación antes o después de la cirugía para el cáncer, a menudo en combinación con quimioterapia. O bien tu médico puede recomendar una combinación de tratamientos de radiación y quimioterapia cuando tu cáncer no puede ser tratado quirúrgicamente.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos consisten en atención médica especializada que se centra en proporcionar alivio del dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan junto a ti, tu familia y el resto de tus médicos a fin de proporcionar un nivel de apoyo adicional que complemente la atención continua que recibes. Los cuidados paliativos pueden utilizarse mientras recibes otros tratamientos agresivos, tales como cirugía, quimioterapia o radioterapia. Los equipos de cuidados paliativos buscan mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y la de sus familias. Esta forma de atención se ofrece junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que puedas estar recibiendo.

Ir arriba
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda o solicitar una cita?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?