Esplenomegalia

más sobre

Patologías relacionadas

Solicita cita

Puedes solicitar cita a pulsando en el siguiente botón

llamando al siguiente número de teléfono

o envíanos un mensaje mediante el siguiente formulario

¿Qué es la esplenomegalia?

El bazo es un órgano que se encuentra a la izquierda del abdomen, justo debajo de la caja torácica y junto al estómago. Entre las funciones del bazo se encuentran:

  1. Filtrar y destruir las células sanguíneas viejas y dañadas.
  2. Prevenir infecciones produciendo glóbulos blancos (linfocitos) y actuando como una primera línea de defensa contra los organismos que causan enfermedades.
  3. Almacena glóbulos rojos y plaquetas, las que ayudan a coagular la sangre.

A medida que el bazo aumenta su tamaño afecta a cada una de sus funciones: filtra glóbulos rojos normales y anormales, lo que reduce la cantidad de células sanas en el torrente sanguíneo. Además, retiene demasiadas plaquetas.

Muchas infecciones y enfermedades pueden provocar un agrandamiento del bazo, temporal o permanente. Los factores que contribuyen a esto incluyen los siguientes:

  • Infecciones virales, como la mononucleosis.
  • Infecciones bacterianas, como la sífilis o una infección del revestimiento interior del corazón (endocarditis).
  • Infecciones parasitarias, como la malaria.
  • Cirrosis y otras enfermedades que afectan el hígado.
  • Anemia hemolítica, una afección caracterizada por la destrucción temprana de los glóbulos rojos.
  • Cáncer de la sangre, como la leucemia y las neoplasias mieloproliferativas, y los linfomas, como la enfermedad de Hodgkin.
  • Trastornos metabólicos, como la enfermedad de Gaucher y la enfermedad de Niemann-Pick.
  • Presión en las venas del bazo o el hígado, o un coágulo sanguíneo en dichas venas.

Entre las posibles complicaciones de un bazo dilatado están:

  • Infección. Un bazo agrandado puede reducir la cantidad de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos sanos en el torrente sanguíneo y provocar infecciones, anemia y aumento de sangrado.
  • Rotura de bazo. La posibilidad de rotura es mucho mayor cuando tu bazo se encuentra dilatado. Un bazo roto puede provocar sangrado potencialmente mortal.

¿Qué síntomas provoca?

En ocasiones no manifiesta síntomas y en otras pueden presentar los siguientes:

  • Dolor o inflamación en el área superior izquierda de tu abdomen que puede extenderse al hombro izquierdo.
  • Sensación de saciedad sin haber comido o después de comer una pequeña cantidad como consecuencia del bazo dilatado que presiona tu estómago.
  • Fatiga o cansancio.
  • Infecciones frecuentes.
  • Tendencia al sangrado.

¿Cómo se diagnostica?

Generalmente, se detecta durante un examen físico de rutina. El médico podrá confirmar el diagnóstico de bazo dilatado mediante algunas de las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre, para detectar el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
  • Ecografía abdominal o tomografía computarizada (TC) para ayudar a determinar el tamaño del bazo y si está empujando otros órganos.
  • Resonancia magnética (RM).

Encontrar la causa

En algunas ocasiones, tal vez debas realizarte más exámenes para encontrar la causa de la dilatación del bazo, incluidos análisis de la función hepática y un estudio de médula ósea.

Una biopsia del bazo con aguja es muy poco frecuente debido al riesgo de sangrado.

En algunos casos, tu médico puede recomendarte que te sometas a una cirugía para extraer el bazo si no existe una causa identificable del agrandamiento. Después se examinará el bazo con un microscopio para verificar la existencia de un posible linfoma de bazo.

¿Qué opciones de tratamiento existen?

El tratamiento para el bazo dilatado se centra en el problema que lo desencadena. Por ejemplo, si tienes una infección bacteriana, el tratamiento incluirá antibióticos.

Conducta expectante

Si tienes un bazo agrandado (esplenomegalia), pero careces de síntomas y no se puede determinar la causa, es posible que el médico te sugiera que mantengas una conducta expectante. Tendrás que ver al médico para que te reevalúe en unos meses o antes si presentas algún síntoma.

Cirugía para extirpar

Si un bazo dilatado trae complicaciones graves o la causa no puede identificarse o tratarse, la extirpación quirúrgica del bazo (esplenectomía) puede ser una opción. En casos crónicos o complicados, la cirugía puede ofrecer la mejor posibilidad de recuperación.

Tras la extirpación del bazo puedes llevar una vida activa sin el bazo, pero tienes más posibilidades de contraer infecciones graves. Por ello hay que tomar ciertas medidas para disminuir el riesgo de infección tras la cirugía, como son:

  • Una serie de vacunas, tanto antes como después de la esplenectomía. Estas incluyen las vacunas antineumocócica, meningocócica y contra el Haemophilus influenzae tipo b (Hib), que protegen contra la neumonía, la meningitis y las infecciones de la sangre, los huesos y las articulaciones.
  • Tomar antibióticos después de la cirugía y siempre que tu médico sospeche la posibilidad de una infección.
  • Evitar viajar a ciertos lugares del mundo en donde determinadas enfermedades, como la malaria, son frecuentes.
Ir arriba
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda o solicitar una cita?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?