Fístula perianal

más sobre

Patologías relacionadas

Solicita cita

Puedes solicitar cita a pulsando en el siguiente botón

llamando al siguiente número de teléfono

o envíanos un mensaje mediante el siguiente formulario

¿Qué es la fístula perianal?

Una fístula anal es el término médico para un túnel infectado que se desarrolla entre la piel y la parte final del tubo digestivo (ano). La mayoría de las fistulas anales son el resultado de una infección que comienza en la glándula anal. Esta infección causa un absceso (bolsa de pus) que drena espontáneamente a través de la piel o debe drenarse quirúrgicamente con una incisión cerca del ano. Después, la fístula forma un túnel bajo la piel y se conecta con la glándula infectada. Generalmente es necesario realizar una cirugía para tratar una fístula anal.

¿Qué síntomas provoca?

Entre los signos y síntomas de la fístula perianal se encuentran:

  • Supuración o manchado de coloración marrón o rojiza de la ropa interior.
  • Picor o irritación en la zona anal.
  • Dolor o molestia en el ano.
  • Sangrado ocasional.

¿Cómo se diagnostica?

Por lo general, la abertura del canal en la piel (externa) es una zona roja e inflamada que puede supurar pus y sangre. Esta abertura externa suele detectarse con facilidad. Hallar la abertura de la fístula en el ano (abertura interna) es más complicado. Para ello podemos utilizar:

  • La resonancia magnéticase usa para delimitar el trayecto de la fístula y para producir imágenes detalladas del músculo del esfínter y de otras estructuras del suelo pélvico.
  • La ecografía endoanal usa ondas sonoras de alta frecuencia para identificar la fístula, los músculos del esfínter y los tejidos circundantes.
  • La fistulografíaes una radiografía de la fístula después de inyectar una solución de contraste a través de la abertura externa.

¿Qué opciones de tratamiento existen?

El tratamiento de la fístula anal depende del lugar en donde se encuentra la fístula y de la complejidad. Los objetivos son reparar la fístula anal por completo para prevenir la recurrencia y para proteger los músculos del esfínter ya que su lesión puede provocar la incontinencia fecal.

Entre las posibles técnicas quirúrgicas para el tratamiento de la fístula perianal están:

  • Fistulotomía.El cirujano corta la abertura interna de la fístula, raspa y elimina el tejido infectado y luego aplana el canal. Para tratar una fístula más complicada, es posible que el cirujano deba quitar parte del canal.
  • Fistulectomía. El cirujano extirpa la totalidad del trayecto. La fistulotomía o fistulectomía se puede realizar en dos etapas si se debe cortar una cantidad importante de músculo esfínter o si no se puede encontrar el canal completo.
  • Colocación de setón.El cirujano coloca un hilo de seda o látex (setón) en la fístula para ayudar a drenar la infección.
  • Colgajo de avance rectal.El cirujano crea un colgajo a partir de la pared rectal antes de quitar la abertura interna de la fístula. El colgajo se usa luego para recubrir lo que se corrigió. El procedimiento puede reducir la cantidad de músculo esfínter que se debe cortar.
  • Cola de fibrina y tapón de colágeno.El cirujano limpia el canal y cose la abertura interna. Luego se inyecta una cola especial realizada con una proteína fibrosa (fibrina) en la abertura externa de la fístula. El trayecto de la fístula anal también se puede sellar con un tapón de proteína de colágeno para luego cerrarlo.
  • Ligadura interesfinteriana del trayecto de la fístula.La ligadura interesfinteriana del trayecto fistuloso es un tratamiento de dos etapas que se realiza para fístulas más complejas. La ligadura interesfinteriana del trayecto fistuloso le permite al cirujano tener acceso a la fístula que se encuentra entre los músculos del esfínter y evitar cortarlos. En primer lugar, se coloca un setón en el trayecto de la fístula, lo que hace que se expanda con el tiempo. Varias semanas después, el cirujano quita el tejido infectado y cierra la abertura interna de la fístula.

En caso de una fístula compleja, se pueden recomendar procedimientos más invasivos, como los siguientes:

  • Ostomía y estoma. El cirujano crea una abertura temporal en el abdomen para desviar el excremento a una bolsa de recolección para que la zona anal se pueda curar.
  • Colgajo de músculo. En el caso de fístulas anales muy complejas, el canal se puede llenar con tejido muscular del muslo, de los glúteos o de los labios vulvares.
Ir arriba
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda o solicitar una cita?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?