Hernia Inguinal

más sobre

Patologías relacionadas

Solicita cita

Puedes solicitar cita a pulsando en el siguiente botón

llamando al siguiente número de teléfono

o envíanos un mensaje mediante el siguiente formulario

¿Qué es la hernia inguinal?

Una hernia inguinal se produce cuando un tejido, intestino o grasa, sobresale a través de un punto débil en los músculos abdominales. El bulto que aparece puede ser doloroso, especialmente cuando toses, te mueves o levantas un objeto pesado.

Una hernia inguinal puede provocar complicaciones potencialmente mortales. Es probable que el médico recomiende la cirugía para reparar una hernia inguinal que es dolorosa o que aumenta de tamaño. La reparación de hernia inguinal es un procedimiento quirúrgico frecuente.

¿Qué síntomas provoca?

Los signos y los síntomas de la hernia inguinal incluyen:

  • Sensación de bulto en cualquiera de las dos regiones inguinales, que se hace más más visible cuando estás de pie y especialmente si toses o haces algún esfuerzo.
  • Sensación de dolor o molestia en la zona del bulto.
  • Sensación de pesadez o presión en la ingle.
  • En ocasiones, dolor e hinchazón alrededor de los testículos cuando parte de la hernia desciende y llega al escroto.

Signos de problemas

Si no puedes empujar la hernia hacia adentro, sus contenidos pueden quedar atrapados (incarcerados) en la pared abdominal. Una hernia incarcerada se puede estrangular, lo que interrumpe el flujo sanguíneo hacia el tejido que está atrapado. Una hernia estrangulada puede ser potencialmente mortal si no se trata.

Los signos y síntomas de una hernia estrangulada incluyen:

  • Dolor intenso en la zona del bulto.
  • El bulto se pone rojo, violáceo o de color oscuro.
  • Náuseas o vómitos.
  • Incapacidad para evacuar heces o gases.

¿Cómo se diagnostica?

En la mayoría de los casos sólo se necesita realizar una exploración física por parte del médico para diagnosticar una hernia inguinal.  Si el diagnóstico no es evidente, es posible que el médico pida una prueba radiológica como una ecografía abdominal, una tomografía computarizada o una resonancia magnética para confirmar su presencia.

¿Qué opciones de tratamiento existen?

Si la hernia es pequeña y no te causa molestias, el médico podría recomendarte esperar y observarla.  Las hernias grandes o dolorosas a menudo requieren cirugía para aliviar las molestias y evitar complicaciones graves.

Hay dos grandes tipos de operación para la hernia: la reparación abierta y la reparación laparoscópica.

Reparación abierta de hernia

En este procedimiento, que se puede realizar con anestesia general o anestesia local y sedación, el cirujano realiza una incisión en la ingle y reintroduce el tejido que sobresale al interior del abdomen. Después el cirujano refuerza  el área debilitada con una malla sintética (hernioplastia). La herida se cierra después con puntos, grapas o adhesivo quirúrgico.

Después de la cirugía, se te pedirá que te muevas lo antes posible, pero podrían pasar varias semanas antes de que puedas retomar tus actividades cotidianas.

 

Reparación laparoscópica de la hernia

En este procedimiento mínimamente invasivo, que requiere anestesia general, el cirujano opera a través de varias incisiones pequeñas en el abdomen. Se usa gas para inflar el abdomen y hacer que sea más fácil ver los órganos internos. Un tubo pequeño equipado con una cámara diminuta (laparoscopio) se inserta por una incisión. Guiado por la cámara, el cirujano inserta pequeños instrumentos a través de las otras incisiones para reparar la hernia con una malla artificial.

Las personas que tienen una reparación laparoscópica pueden tener menos malestar y cicatrices después de la cirugía y pueden regresar más rápido a sus actividades habituales. Esta técnica es más compleja que la realizada por cirugía abierta. Tener un cirujano con mucha experiencia en el procedimiento laparoscópico puede reducir el riesgo de reaparecer la hernia.

La laparoscopia permite al cirujano evitar el tejido cicatricial de una reparación anterior de la hernia, por lo que es una buena opción para las personas cuya hernia reaparece después de una cirugía abierta de hernia. También podría ser una buena opción para las personas con hernias en ambos lados del cuerpo (bilateral).

Al igual que con la cirugía abierta, es posible que debas esperar algunas semanas antes de volver a realizar las mismas actividades aunque ésta suele ser más precoz.

Ir arriba
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda o solicitar una cita?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?