Quiste epidérmico

más sobre

Patologías relacionadas

Solicita cita

Puedes solicitar cita a pulsando en el siguiente botón

llamando al siguiente número de teléfono

o envíanos un mensaje mediante el siguiente formulario

¿Qué es un quiste epidérmico?

Los quistes epidermoides son pequeños bultos no cancerosos debajo de la piel. Pueden aparecer en cualquier parte de la piel, pero son más frecuentes en el rostro, el cuello y el tronco. Los quistes epidermoides crecen lentamente y, a menudo, son indoloros, por lo que rara vez causan problemas o necesitan tratamiento.

Muchas personas llaman «quistes sebáceos» a los quistes epidermoides, pero son diferentes. Los verdaderos quistes sebáceos son menos frecuentes. Surgen de las glándulas que segregan materia grasa que lubrica el cabello y la piel (glándulas sebáceas).

¿Qué síntomas provoca?

Los signos y síntomas de los quistes epidermoides comprenden los siguientes:

  • Un bulto pequeño y redondo debajo de la piel; por lo general, en el rostro, el cuello o el tronco.
  • Un pequeño punto negro que tapona la abertura central del quiste.
  • Una sustancia espesa, de color amarillo y con mal olor que, a veces, drena del quiste.
  • Enrojecimiento, inflamación y sensibilidad en la zona, si el quiste está inflamado o infectado

¿Cómo se diagnostica?

Los médicos generalmente realizan el diagnóstico observando el quiste. Los quistes epidermoides tienen el aspecto de quistes sebáceos, pero son diferentes. Los quistes epidermoides reales son consecuencia del daño a los folículos pilosos o a la capa externa de la piel (epidermis).

¿Qué opciones de tratamiento existen?

Generalmente, es posible no tratar un quiste si este no causa molestias ni problemas estéticos. Si buscas tratamiento, habla con tu médico sobre estas opciones:

  • Incisión y drenaje. Con este método, el médico hace un corte pequeño en el quiste y lo aprieta delicadamente para sacar el contenido. Este es un método medianamente rápido y fácil, pero los quistes generalmente vuelven a aparecer luego de este tratamiento. Se suele utilizar cuando el quiste está complicado y hay que evacuar la infección.
  • Cirugía menor. El médico retira la totalidad del quiste. La cirugía menor es segura y eficaz, y, generalmente, evita que los quistes vuelvan a aparecer. Si el quiste está inflamado, el médico puede retrasar la cirugía.
Ir arriba
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda o solicitar una cita?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?