Cirugía de la hemorroides (hemorroidectomía)

CIRUGIA HEMORROIDES

¿Qué es la hemorroidectomía?

Las hemorroides, también llamadas almorranas, son venas hinchadas en el ano y la parte inferior del recto, similares a las varices. Las hemorroides pueden desarrollarse dentro del recto (hemorroides internas) o debajo de la piel alrededor del ano (hemorroides externas).

Solamente un pequeño porcentaje de personas con hemorroides requiere cirugía. Sin embargo, si otros procedimientos no han tenido éxito o si tienes hemorroides grandes, tu médico podría recomendar ir a quirófano.

Consideraciones previas

Antes de cualquier cirugía debe llevarse a cabo una valoración por parte del anestesista donde le aconsejarán que medicación debe dejar de tomar y cuál debe seguir tomando. En ocasiones debe ser valorado por otro especialista si tiene enfermedades de base.

En el caso de tratamiento anticoagulante o que faciliten el sangrado, el anestesista, hematólogo, cardiólogo o médico de cabecera deben informar la actitud a seguir.

En el caso de fumar, debe cesar el hábito porque facilita el manejo anestésico, los pacientes fumadores tienen más complicaciones respecto a los fumadores en los procedimientos anestésicos.

Es recomendable la realización de ejercicio de intensidad moderada antes de cualquier intervención, salvo contraindicación específica, como puede ser caminar al menos 60 minutos al día.

¿Cómo es la preparación previa a la intervención?

Alimentos y medicamentos

En la preparación para una cirugía de hemorroides, el cirujano puede pedirte que hagas lo siguiente:

  • No comas nada antes de la cirugía.Puedes beber un sorbo de agua con tus medicamentos, pero evita comer y beber al menos seis horas antes de la cirugía.
  • Suspende ciertos medicamentos y suplementos.Habla con el médico sobre todos los medicamentos y suplementos que tomes. Continúa tomando la mayoría de los medicamentos según la indicación médica. Tu médico puede pedirte que suspendas ciertos medicamentos y suplementos porque pueden aumentar el riesgo de sangrado.

Ropa y elementos personales

Muchas personas vuelven a su hogar el mismo día de la intervención si tu cirugía es durante la mañana, pero se pueden producir complicaciones que requieran una o más noches en el hospital. Prepárate en caso de que necesites quedarte en el hospital y lleva tus elementos personales, como el cepillo de dientes, ropa cómoda y libros o revistas para pasar el tiempo.

Otras precauciones

Pídele a un amigo o familiar que te lleve hasta tu casa y se quede junto a ti la primera noche después de la cirugía.

La mañana de la cirugía, te presentarás en la recepción del hospital y te registrarás siendo trasladado a tu habitación. El personal de enfermería y los miembros del hospital confirmarán tu nombre, tu fecha de nacimiento, el procedimiento y el cirujano. Luego tendrás que ponerte una bata quirúrgica para prepararte para la cirugía.

¿Cómo es la cirugía que se realiza? (tipo de incisión, resección, Tipo de drenaje, anestesia)

Antes de la intervención

Una cirugía de hemorroides se puede realizar con anestesia general o  raquídea. Los medicamentos anestésicos se administrarán por vía intravenosa en el brazo o a través de un catéter en tu columna vertebral. Una vez que los medicamentos surtan efecto, el equipo de atención médica insertará un tubo por la garganta para ayudarte a respirar si finalmente tu caso se beneficia de una anestesia general. A continuación tu cirujano realizará la cirugía.

Durante el procedimiento

Si otros procedimientos no han tenido éxito o si tienes hemorroides grandes, tu médico podría recomendar uno de los siguientes tratamientos:

  • Extirpación de hemorroides (hemorroidectomía).Entre una de las diversas técnicas que puede elegir, el cirujano extirpa el exceso de tejido que causa el sangrado. La hemorroidectomía es la manera más completa y efectiva de tratar las hemorroides graves o recurrentes.
  • Grapado de hemorroides. Este procedimiento, llamado hemorroidopexia con grapas, bloquea el flujo sanguíneo al tejido hemorroidal. Típicamente se usa solo para las hemorroides internas.

El grapado generalmente implica menos dolor que la hemorroidectomía y permite un retorno más temprano a las actividades regulares. Sin embargo, comparado con la hemorroidectomía, el grapado se ha asociado con un mayor riesgo de recurrencia y prolapso rectal, que es cuando parte del recto sobresale del ano.

¿Qué pasa después de la cirugía?

Tras la cirugía el paciente va despertando lentamente de los efectos de los fármacos anestésicos por lo que puede tener sensación de no recordar el proceso. Se encontrará durante un periodo corto de tiempo en un área llamada recuperación postanestésica para ser trasladado a continuación a su habitación. 

¿Cómo es la recuperación en el hospital?

Es posible la sensación de náuseas o dolor abdominal tras la intervención pero serán controlados con la medicación pautada. Pasadas unas 6 horas comenzará con la ingesta de líquidos y posteriormente alimentos sólidos. Recomendamos sentarse y comenzar a caminar pasadas unas 8 horas de la intervención.  En todo momento estará supervisado por personal de enfermería.

Si su cirugía se ha realizado por la mañana y usted no tiene enfermedades previas es posible que sea dado de alta al final del día. Si su cirugía se ha realizado por la tarde, habitualmente se marchará al mediodía siguiente.

¿Cómo es la recuperación en casa?

Al alta a domicilio se te prescribirá medicación para que te encuentres lo más confortable. Reanudarás tu medicación previa siguiendo las recomendaciones del cirujano, ya que algún fármaco puede no recomendarse en los primeros días tras la cirugía. Es fundamental informar al paciente que el dolor anal estará presente durante las dos primeras semanas tras la cirugía por lo que te prescribiremos calmantes para su control. En ocasiones puedes necesitar la inyección de heparina para evitar la aparición de trombos en tus piernas.

En relación con la alimentación, recomendamos dieta rica en fibra (verduras, ensaladas, fruta…) junto a ingesta abundante de agua para facilitar que tus heces sean de consistencia blanda y produzcan el menor dolor anal al defecar.  Es posible que necesites aporte de fibra o laxantes si presentas un estreñimiento importante tras la intervención.  

Te recomendaremos baños de asiento con agua templada y jabón neutro varias veces al día y tras defecar. Esto aliviará tus molestias. Evita usar papel higiénico.

Camina todos los días y a medida que sientas menos dolor aumenta el tiempo que le dedicas a ello. Evita esfuerzos físicos hasta que te valore el cirujano.

La recuperación prácticamente total puede llevar aproximadamente entre tres y cuatro semanas tras la hemorroidectomía.

¿Cuáles son los riesgos de la hemorroidectomía?

Lo normal es que tu intervención curse sin incidencias pero debes conocer las potenciales complicaciones.

Riesgos poco graves y frecuentes: Infección o sangrado de la herida, retención aguda de orina, edema del ano. Dolor prolongado en la zona de la operación. 

Riesgos poco frecuentes y graves: Infección importante del ano y periné. Incontinencia a gases e incluso a heces. Estenosis de ano. Reproducción de las hemorroides. 

Estas complicaciones habitualmente se resuelven con tratamiento médico (medicamentos, sueros, etc.), pero pueden llegar a requerir una reintervención, y excepcionalmente puede producirse la muerte.

El riesgo de sufrir complicaciones depende de tu estado general de salud y del motivo por el cual te sometes a una hemorroidectomía.

CIRUGIA HEMORROIDES

¿Qué es la hemorroidectomía?

Las hemorroides, también llamadas almorranas, son venas hinchadas en el ano y la parte inferior del recto, similares a las varices. Las hemorroides pueden desarrollarse dentro del recto (hemorroides internas) o debajo de la piel alrededor del ano (hemorroides externas).

Solamente un pequeño porcentaje de personas con hemorroides requiere cirugía. Sin embargo, si otros procedimientos no han tenido éxito o si tienes hemorroides grandes, tu médico podría recomendar ir a quirófano.

Consideraciones previas

Antes de cualquier cirugía debe llevarse a cabo una valoración por parte del anestesista donde le aconsejarán que medicación debe dejar de tomar y cuál debe seguir tomando. En ocasiones debe ser valorado por otro especialista si tiene enfermedades de base.

En el caso de tratamiento anticoagulante o que faciliten el sangrado, el anestesista, hematólogo, cardiólogo o médico de cabecera deben informar la actitud a seguir.

En el caso de fumar, debe cesar el hábito porque facilita el manejo anestésico, los pacientes fumadores tienen más complicaciones respecto a los fumadores en los procedimientos anestésicos.

Es recomendable la realización de ejercicio de intensidad moderada antes de cualquier intervención, salvo contraindicación específica, como puede ser caminar al menos 60 minutos al día.

¿Cómo es la preparación previa a la intervención?

Alimentos y medicamentos

En la preparación para una cirugía de hemorroides, el cirujano puede pedirte que hagas lo siguiente:

  • No comas nada antes de la cirugía.Puedes beber un sorbo de agua con tus medicamentos, pero evita comer y beber al menos seis horas antes de la cirugía.
  • Suspende ciertos medicamentos y suplementos.Habla con el médico sobre todos los medicamentos y suplementos que tomes. Continúa tomando la mayoría de los medicamentos según la indicación médica. Tu médico puede pedirte que suspendas ciertos medicamentos y suplementos porque pueden aumentar el riesgo de sangrado.

Ropa y elementos personales

Muchas personas vuelven a su hogar el mismo día de la intervención si tu cirugía es durante la mañana, pero se pueden producir complicaciones que requieran una o más noches en el hospital. Prepárate en caso de que necesites quedarte en el hospital y lleva tus elementos personales, como el cepillo de dientes, ropa cómoda y libros o revistas para pasar el tiempo.

Otras precauciones

Pídele a un amigo o familiar que te lleve hasta tu casa y se quede junto a ti la primera noche después de la cirugía.

La mañana de la cirugía, te presentarás en la recepción del hospital y te registrarás siendo trasladado a tu habitación. El personal de enfermería y los miembros del hospital confirmarán tu nombre, tu fecha de nacimiento, el procedimiento y el cirujano. Luego tendrás que ponerte una bata quirúrgica para prepararte para la cirugía.

¿Cómo es la cirugía que se realiza? (tipo de incisión, resección, Tipo de drenaje, anestesia)

Antes de la intervención

Una cirugía de hemorroides se puede realizar con anestesia general o  raquídea. Los medicamentos anestésicos se administrarán por vía intravenosa en el brazo o a través de un catéter en tu columna vertebral. Una vez que los medicamentos surtan efecto, el equipo de atención médica insertará un tubo por la garganta para ayudarte a respirar si finalmente tu caso se beneficia de una anestesia general. A continuación tu cirujano realizará la cirugía.

Durante el procedimiento

Si otros procedimientos no han tenido éxito o si tienes hemorroides grandes, tu médico podría recomendar uno de los siguientes tratamientos:

  • Extirpación de hemorroides (hemorroidectomía).Entre una de las diversas técnicas que puede elegir, el cirujano extirpa el exceso de tejido que causa el sangrado. La hemorroidectomía es la manera más completa y efectiva de tratar las hemorroides graves o recurrentes.
  • Grapado de hemorroides. Este procedimiento, llamado hemorroidopexia con grapas, bloquea el flujo sanguíneo al tejido hemorroidal. Típicamente se usa solo para las hemorroides internas.

El grapado generalmente implica menos dolor que la hemorroidectomía y permite un retorno más temprano a las actividades regulares. Sin embargo, comparado con la hemorroidectomía, el grapado se ha asociado con un mayor riesgo de recurrencia y prolapso rectal, que es cuando parte del recto sobresale del ano.

¿Qué pasa después de la cirugía?

Tras la cirugía el paciente va despertando lentamente de los efectos de los fármacos anestésicos por lo que puede tener sensación de no recordar el proceso. Se encontrará durante un periodo corto de tiempo en un área llamada recuperación postanestésica para ser trasladado a continuación a su habitación. 

¿Cómo es la recuperación en el hospital?

Es posible la sensación de náuseas o dolor abdominal tras la intervención pero serán controlados con la medicación pautada. Pasadas unas 6 horas comenzará con la ingesta de líquidos y posteriormente alimentos sólidos. Recomendamos sentarse y comenzar a caminar pasadas unas 8 horas de la intervención.  En todo momento estará supervisado por personal de enfermería.

Si su cirugía se ha realizado por la mañana y usted no tiene enfermedades previas es posible que sea dado de alta al final del día. Si su cirugía se ha realizado por la tarde, habitualmente se marchará al mediodía siguiente.

¿Cómo es la recuperación en casa?

Al alta a domicilio se te prescribirá medicación para que te encuentres lo más confortable. Reanudarás tu medicación previa siguiendo las recomendaciones del cirujano, ya que algún fármaco puede no recomendarse en los primeros días tras la cirugía. Es fundamental informar al paciente que el dolor anal estará presente durante las dos primeras semanas tras la cirugía por lo que te prescribiremos calmantes para su control. En ocasiones puedes necesitar la inyección de heparina para evitar la aparición de trombos en tus piernas.

En relación con la alimentación, recomendamos dieta rica en fibra (verduras, ensaladas, fruta…) junto a ingesta abundante de agua para facilitar que tus heces sean de consistencia blanda y produzcan el menor dolor anal al defecar.  Es posible que necesites aporte de fibra o laxantes si presentas un estreñimiento importante tras la intervención.  

Te recomendaremos baños de asiento con agua templada y jabón neutro varias veces al día y tras defecar. Esto aliviará tus molestias. Evita usar papel higiénico.

Camina todos los días y a medida que sientas menos dolor aumenta el tiempo que le dedicas a ello. Evita esfuerzos físicos hasta que te valore el cirujano.

La recuperación prácticamente total puede llevar aproximadamente entre tres y cuatro semanas tras la hemorroidectomía.

¿Cuáles son los riesgos de la hemorroidectomía?

Lo normal es que tu intervención curse sin incidencias pero debes conocer las potenciales complicaciones.

Riesgos poco graves y frecuentes: Infección o sangrado de la herida, retención aguda de orina, edema del ano. Dolor prolongado en la zona de la operación. 

Riesgos poco frecuentes y graves: Infección importante del ano y periné. Incontinencia a gases e incluso a heces. Estenosis de ano. Reproducción de las hemorroides. 

Estas complicaciones habitualmente se resuelven con tratamiento médico (medicamentos, sueros, etc.), pero pueden llegar a requerir una reintervención, y excepcionalmente puede producirse la muerte.

El riesgo de sufrir complicaciones depende de tu estado general de salud y del motivo por el cual te sometes a una hemorroidectomía.

Ir arriba
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda o solicitar una cita?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?